The WHITE cover. Vogue Italia

El día de hoy les quiero platicar sobre cómo Vogue Italia actuó ante el coronavirus con una portada totalmente blanca donde por primera vez en la historia de la revista, su edición de abril fue una portada totalmente en blanco mostrando únicamente el logo.

No es la primera vez que Vogue Italia me sorprende, debo confesarles que es una de las revistas Vogue que más me gusta, aunque puede ser que sea mi favorita.

El tipo de contenido que crean me parece increíble ya que es muy artístico y no es la primera vez que tienen una idea así de increíble, por eso les quiero platicar antes sobre lo que pasó este enero 2020 antes de profundizar en su edición de abril.

Ilustraciones por Vanessa Beecroft

A principios de este año, hicieron una colaboración con artistas, haciendo las editoriales pintadas por artistas conocidos y emergentes, el reto consistía en demostrar que sí se puede enseñar la moda sin necesidad de hacer un shooting para así concientizar sobre el daño al medio ambiente que causa el realizar una simple editorial ya que para poder llevarla a cabo necesitas primero una ubicación, la cual al tenerla decidida debes de llevar a todos los que llevarán a cabo tu editorial ahí, necesitas fotógrafo, stylist, modelos, asistentes, makeup artist, diseñadores de set, encargados de vestuario, de luz, mandar la ropa por avión de ser necesario, en fin todos los involucrados para realizar una editorial y eso contamina en exceso pues son múltiples viajes en avión, luz utilizada para el shooting, empaque para la ropa lo que involucra mucho plástico, cartón y materiales. En fin, llevar a cabo una editorial es todo un proceso, me encanta pero sí contamina mucho el medio ambiente.

Ilustraciones por David Salle

Al igual que la portada en blanco, esta portada ilustrada fue la primera que ha hecho Vogue Italia ya que hasta donde sé, no existe una portada de Vogue donde no se involucre la fotografía como el principal medio audiovisual. Y gracias a esta idea, Emanuelle Farneti, el director editorial de la revista dijo que todo el dinero que se ahorraron de producción se iba a usar para un proyecto que lo necesitara y escogieron la restauración de Fondazione Querini Stampalia que está en Venecia la cual sufrió muchos daños por inundaciones.

Ilustraciones por Paolo Ventura (izquierda) y Vanessa Beecroft (derecha)

Pero bueno ya que platiqué un poco sobre este proyecto que me encantó, quiero platicarles sobre la edición de Abril, y las palabras de Farneti que me pusieron la piel chinita.

Ilustraciones por Delphine Desane

En su carta de director dice que en toda la historia de cientos de años atrás, Vogue ha pasado por guerras, crisis, terrorismo y jamás lo dan por sentado.

Y con toda esta situación del COVID-19, dos semanas antes de sacar una portada en la que habían estado trabajando. Se pusieron a pensar en todas las personas que han muerto, y en los doctores, enfermeras y todo el personal de salud que día a día se arriesgan por todas las personas enfermas y el cambio tan drástico que el mundo está viviendo no está en el ADN de Vogue dejarlo pasar como si nada, así que empezaron desde cero y decidieron por primera vez en la historia hacer una portada completamente blanca.

Y no fue porque no tuvieran contenido suficiente sino que al contrario, Emmanuelle Farneti en su carta de director dice que se escogió blanca porque el color tiene muchos significados. Dice que primero que nada el blanco significa respeto, es renacer, la luz después de la oscuridad y la suma de todos los colores. El blanco es el color de los uniformes de todas las personas que están poniendo en riesgo su vida para salvar la de nosotros. Representa el espacio y el tiempo para pensar al igual que para quedarnos en silencio.

El blanco es para todos los que están llenando este espacio vacío con ideas, pensamientos, historias, líneas de versos, música y cuidado para otros. El color blanco recuerda cuando después de la crisis de 1929, este color se utilizó como símbolo de pureza para el presente y esperanza para el futuro.

De verdad que esas palabras se quedan cortas con todo el significado que le han dado a esta edición de Abril.

Es una portada tan callada pero tan llena de palabras, un mensaje universal de pureza, fuerza, respeto y esperanza, una portada donde más de 40 amigos de Vogue participaron desde su propia cuarentena.

Los editores de Vogue pidieron que fueran honestos con lo que compartían, que tuviera su esencia, donde se representaran puros y completos. Lo que en esta edición lograron fue hablar del mundo a través de la moda usando el hashtag, #FarAwaySoClose.

Creando un mundo virtual lleno de creatividad explotando al máximo las redes sociales y nuestro alrededor.

Algunos de los contribuyentes fueron; Gigi Hadid desde la granja de su familia jugando videojuegos, Steven Klein que se fotografió a él mismo en la granja West Kill con su caballo Rasta, explica que en la fotografía está mordiendo una trenza como símbolo de que hace una reverencia a la humanidad, reconociendo el daño que le hemos causado al planeta, diciendo que los animales ahora son libres y los humanos estamos en nuestras casas como si estuviéramos en jaulas.

Gigi Hadid (izquierda) Steven Klein (derecha)

El fotógrafo Roe Ethridge usó a su esposa como modelo en su sala, otro fotógrafo que me pareció increíble su trabajo fue Mac Piggott, dice que aunque estemos pasando por momentos difíciles siempre es bueno ver el lado positivo de las cosas, su fotografía la tomó con un iPhone 11 PRO Max y el resultado está de estudio, ni siquiera utilizó modelo simplemente adaptó unas plantas en su casa como set y la ciudad de fondo.

Mac Piggott (izquierda) Mert Alas (derecha)

Roversi, otro fotógrafo utilizó a su hija Stella como su modelo y armó su set en casa y Collier Schorr cuenta su experiencia con Olivia Galov que mientras hacen cuarentena juntos decidió usarla de modelo y en su cuarto en Williamsburg en Brooklyn tomó sus fotografías para la edición de Vogue. 

Roe Ethridge (izquierda) Paolo Roversi (derecha)

En fin, me pareció una iniciativa padrisima por parte de Vogue Italia y creo que es una manera de darnos cuenta que a pesar de estar en nuestras casas encerrados siempre hay una manera de ser creativos, así como en fashion week méxico como les platiqué en el podcast pasado, igual esta edición de Vogue Italia donde todos tuvieron que explotar su creatividad al máximo desde su casa con el equipo que tienen ya sea desde un iphone hasta una cámara profesional.

Tyler Mitchel (left) Collier Schorr (derecha)
Ana Gomez Gar
Hey there!! I’m Ana Gomez, student of Marketing and Communications in San Luis Potosi, México.

You May Also Like

Leave a Reply